Vivir aquí

Elija su casa

Bastante cool, ¿verdad? 

Cuevas

¿Por qué no dormir en una cueva? Siguiendo los pasos de los aborígenes de las Islas Canarias, sólo que hoy en día mucho más cómodos. Es una forma de vivienda muy inteligente: fresca en verano, cálida en las noches de invierno. Hemos transformado tres de nuestras pequeñas cuevas en acogedoras habitaciones (Aloe, Palmera y Agua). La construcción en piedra viva hace que este tipo de estructuras generen por sí mismas un espacio saludable, con unas condiciones de humedad y temperatura perfectas.

Las cuevas tienen puertas de madera con una pequeña ventana. Cada cueva tiene una terraza independiente al aire libre con una amplia vista al mar y comparte dos baños y dos cocinas comunes con la yurta.

Durante la pandemia, tendrás tu propio baño y cocina. Si quieres venir con más de dos personas, podemos añadir una cueva por un pequeño cargo extra. La estancia mínima es de 4 noches.

Hasta 2 personas pueden dormir en una cueva. 

Precio 45 euros/noche (habitación doble), la 3ª y 4ª persona más 10 euros cada una en su propia cueva.

Para uso como habitación individual y alquiler a largo plazo: consúltanos.

YURTA

¡Vivir y dormir en una yurta es una experiencia muy romántica! Hay una abertura en el techo para que puedas ver el cielo nocturno desde tu cama y tal vez que una estrella fugaz te conceda un deseo… La yurta es originaria de Mongolia. Hicimos el suelo de madera y añadimos una cubierta de vidrio. Tiene un diámetro de 4m y está amueblada de forma sencilla pero confortable: una cama (160×200), mesa pequeña, dos sillas, cómoda, espejo, perchero… Junto a la yurta hay un pequeño asiento privado con una amplia vista al mar. Con las cuevas compartes dos baños y dos pequeñas cocinas.

 

Una opción excepcional para vivir

Durante la pandemia tienes tu propio baño y cocina.

Si quieres venir con más de dos personas, podemos añadir una cueva por un pequeño cargo extra. 

Durante la pandemia hay una estancia mínima de 4 noches.

Hasta 2 personas pueden dormir en la yurta.

Precio a partir de 45 euros/día (habitación doble), la 3ª y 4ª persona más 10 euros cada una en una cueva propia.

Para uso como habitación individual y alquiler a largo plazo: consúltanos.


Casita

La terraza tiene 60 metros cuadrados y rodea toda la casa, creando un amplio espacio para tomar el sol, soñar, mirar las estrellas, hacer yoga… La casa de madera en sí tiene 18 metros cuadrados y ofrece todo lo necesario para unas vacaciones relajantes. La pequeña cocina está bien equipada. El sofá cama es cómodo y de gran calidad. El suministro eléctrico se basa en la energía solar que se almacena (1,6kw). La Casita está situada en el rincón más tranquilo de la Finca, donde reina la paz y la privacidad está asegurada. El lugar es ideal para parejas enamoradas, mejores amigos y buenos hermanos que por fin tienen tiempo el uno para el otro.

 

Un lugar acogedor para ti

 

Hasta dos personas pueden vivir aquí

350 euros / semana (2 personas)

Precio para una persona y estancias de larga duración a petición

 

Aquí las fronteras entre el interior y el exterior se difuminan

 

REFUGIO

Con el «Refugio» se creó una verdadera obra maestra… es maravilloso vivir allí.  La gran cueva, amueblada como dormitorio y sala de estar, es agradablemente cálida o fresca, dependiendo de la temporada. La extensión de cristal, como un atelier, proporciona luz y calor en invierno. En verano está bien ventilado, ya que todas las puertas pueden abrirse. Hay un baño, una pequeña cocina y por supuesto una gran terraza con una amplia vista al mar. Dos personas gozan aquí de mucho espacio. El «Refugio» está un poco separado de los otros alojamientos, sólo los huéspedes de la «Casita» podrían pasar por él de vez en cuando.

2 personas pueden vivir bien aquí

450 euros por semana para 2 personas.

Para más personas y alquiler a largo plazo, consúltanos.

CUARTO

«Cuarto» – así es como llamamos a la antigua casa de piedra. Consta de dos dormitorios, una cocina acogedora y un gran jardín de invierno acristalado y amueblado, rodeado de plantas altas, para que te sientas como en un jardín encantado. Las tres habitaciones están directamente conectadas al jardín de invierno. El baño se añadió por separado. La terraza anexa invita a tomar el sol, leer y soñar.

¡Lo único que falta aquí eres tú!

Hasta cuatro personas pueden vivir aquí

450 euros/semana (2 personas) más 8 euros/noche por cada persona adicional

Para estancias de larga duración, consúltanos.